Cerrar

    Por qué es importante retirar el maquillaje en las noches

    Es común que la pereza o el cansancio ganen la batalla cuando frente al espejo nos preguntamos si vale la pena desmaquillarnos. Aquí te contamos los efectos de no limpiar tu rostro en las noches.

     

    Antes de empezar queremos que respondas a esta pregunta de manera sincera:

     

    ¿Te desmaquillas en las noches?

    Siempre

    A veces

    Nunca

     

    Si tu respuesta fue ‘a veces’ o ‘nunca’, aquí te contamos qué efectos tiene omitir este paso en tu piel.

     

    Aun cuando no uses mucho maquillaje, la polución y suciedad a la que la piel está expuesta en el día debe ser eliminada en la noche,momento en el que la piel recupera los nutrientes y el agua perdida por la resequedad y las impurezas que se adhieren a tu piel sin que lo notes.

     

    Manuela Espinal, editora de belleza de la Revista Fucsia, explica que “los poros son la nariz de la piel. No retirarse el maquillaje tapona los poros e impide que las cremas y demás productos que nos aplicamos, por más costosos que sean, actúen como deben hacerlo, de adentro hacia afuera”.

     

    Es decir que, más allá de la marca de tus cremas, si no limpias tu rostro antes de aplicarlas estarás derrochando el dinero que invertiste en ellas pues no tendrán ningún efecto.

     

    En la noche la piel se regenera y en la mañana se nutre. El maquillaje detiene el proceso de regeneración celular, pues al dejar una capa de productos cosméticos creamos una barrera para que la piel respire, y si al otro día volvemos a aplicar maquillaje sobre los restos que quedaron del día anterior será como “pasar un trapo sucio sobre una mesa sucia”.

     

    “Las personas que no tienen una rutina de belleza tenderán a envejecer más rápido” continúa Manuela. Esto se debe a que además del maquillaje hay otros factores que deterioran la piel, como la larga exposición al sol o al frío extremo, estar frente a la pantalla del computador durante mucho tiempo, tener malos hábitos alimenticios y el sedentarismo. Así que si no le das un empujoncito a tu piel con productos especiales para tus necesidades, será más difícil mantener un cutis sano.

     

    La rutina de los cuatro pasos para la noche

     

    Limpiar: utiliza un gel limpiador especial para tu tipo de piel y toallitas o algodones desmaquillantes. Para el área de los ojos es necesario usar productos no irritantes. Ten cuidado con los cosméticos de larga duración pues es más difícil removerlos.​

    Tonificar: la aplicación del tónico sirve para remover células muertas y facilitan la absorción de otros productos nutritivos. Es aconsejable buscar uno libre de alcohol.

    Cuidar: en especial el contorno de ojos, pues es la zona más sensible del rostro y necesita cremas que aporten vitaminas y ayuden a producir más colágeno.

    Hidratar: existen cremas que ayudan a recuperar el agua perdida de la piel, contienen antioxidantes y proveen nutrientes y evitan el envejecimiento prematuro. Este es el último paso de la rutina de belleza en la noche.

     

    ¿Qué tan dañinos son los compuestos químicos de los productos cosméticos?

     

    Aunque pocas veces nos fijamos en los ingredientes del maquillaje que compramos o en factores como la fecha de caducidad, existen muchos mitos sobre el daño que algunos compuestos químicos utilizados en la elaboración de los cosméticos pueden generar en la piel.

     

    Un ejemplo es la polémica desatada por el uso de los parabenos, compuesto utilizado en la conservación de los productos cosméticos, pues se creen cancerígenos.  Al respecto, consultamos con un experto en química para quien  “Antes de satanizar la cantidad de químicos en los productos cosméticos del día a día es importante tener en cuenta el viejo adagio de Paracelso, padre de la toxicología: ‘la dosis hace el veneno’. Es decir, un compuesto puede ser perjudicial en una concentración elevada pero perfectamente sano en pequeñas cantidades o en combinación con otros compuestos que alteren su función en una mezcla”.

     

    Por su parte, a excepción de ingredientes como el Bitionol, el Cloroformo, los Propelentes de clorofluorocarbono, las Salicianilidas Halogenadas, los compuestos de mercurio, el Cloruro de metileno, el Hexaclorofeno, los materiales provenientes del ganado, el Cloruro de vinilo y los Complejos de circonio, los cuáles pueden ser tóxicos, cancerígenos o alergénicos, la Agencia de Drogas y Alimentos de Estados Unidos, FDA, únicamente regula los colorantes empleados por la industria cosmética.

     

    Así que no entres en pánico cuando te digan que algún compuesto es cancerígeno a menos que exista un respaldo científico de ello. Si tienes piel delicada utiliza productos dermatológicos preferiblemente, no olvides revisar la fecha de caducidad cuando hagas compras de belleza y, sobre todo, desmaquíllate siempre, sin importar el cansancio. 

    Ultimas Noticias